GRANDES TEMAS - GRANDES HISTORIAS

E c u a d o r - S u d a m é r i c a

lunes, 10 de junio de 2013

EDWARD SNOWDEN: EL NUEVO ANTIHEROE DE LA CIA

Por Leonardo Parrini 

Cuando el novelista ingles Ian Fleming escribió la novela Casino Royale que narra las andanzas del agente secreto James Bond, jamás pensó que el prototipo del funcionario de una agencia de inteligencia podría ser un traidor a sus jefes. Desde las inolvidables películas -basadas en los textos de Fleming- donde el Agente OO7 del Servicio Secreto de Inteligencia Británico hace de las suyas, nos quedó la convicción de que los espías eran tipos guapos, rodeados de sensuales mujeres, portadores de armas sofisticadas y con misiones espectaculares de las que siempre salían bien parados en el refinado mundo del espionaje internacional.   

Ayer domingo cuando el diario británico The Guardian público el nombre del joven Edward Snowden, ex técnico de la CIA y ex consultor de la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA), el mito del agente perfecto se me vino al suelo. Pero al mismo tiempo asistí al nacimiento de un nuevo antihéroe: Edward Snowen, joven ingeniero informático que, con 29 años de edad, ha puesto en jaque al imperio de la inteligencia norteamericana. Snowden, en poder de información clasificada, entregó sus archivos al diario The Guardian en los que se revelaron pormenores de las operaciones de la NSA realizadas en actos de espionaje. 

Snowden es la fuente utilizada por los diarios The Guardian y The Washington Post, que han sacado a luz pública dos programas de espionaje secreto que permiten consultar los registros de llamadas telefónicas en Estados Unidos y extraer información de servidores de gigantes de Internet con el objetivo de espiar a extranjeros sospechosos de terrorismo. La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, según The Guardian, lleva desde abril recopilando la información de las llamadas telefónicas de los clientes de Verizon, una de las principales compañías de telecomunicaciones del país. 

Jaque al imperio 

The Guardian publicó que Snowden “trabajó durante cuatro años para la NSA como empleado de varias compañías adjudicatarias de contratos de defensa, la última de ellas Booz Allen Hamilton, desde la que tuvo acceso a la información secreta”. El nuevo antihéroe de la filtración mundial lleva una década vinculado con la inteligencia estadounidense, primero como ingeniero informático de la CIA, basado en Ginebra, y después como consultor en varias empresas externas de defensa que colaboran con la NSA. Hoy se ha convertido en el ex empleado más buscado por sus ex jefes. No obstante, Snowden aseguró que no se va a ocultar y que permitir que el Gobierno estadounidense intimide a su pueblo con amenazas de represalias por revelar malas acciones, es lo opuesto al interés público.

"Me sacrifico porque no puedo permitir que EE UU destruya la privacidad y las libertades básicas", ha asegurado Snowden, mientras que el Director Nacional de Inteligencia de EE.UU, Jamer Clapper, dijo que NSA ha pedido al Departamento de Justicia el inicio de una investigación “para determinar el responsable o responsables de las filtraciones y las consecuencias penales de estos hechos, que dijo afectan seriamente a la lucha antiterrorista de EE.UU”. Snowden explicó que no se arrepiente de haber filtrado la información clasificada de "alto secreto", pero pedirá asilo “en cualquier país que crea en la libertad de expresión y se oponga a que la privacidad global sea la víctima” 

¿Qué está pasando con la seguridad en los EE.UU? Desde el 11S sabemos que los sistemas de inteligencia americanos son vulnerables, como todo mecanismo mercenario que trabaja por dinero y sin la convicción suficiente en cada misión que emprende. Al menos, eso se desprende de los innumerables casos de filtración de información que tienen lugar en las plataformas de los archivos clasificados de las agencias de inteligencia norteamericanas. Snowden dice “no haber hecho nada malo, mi única motivación era informar a la gente, y lo que he hecho es por ellos”, James Bond, el célebre Agente OO7, seguro censuraría a Edward Snowden que no trabaja rodeado de mujeres, no porta armas y no ganaba sino sólo 200 mil dólares, como nuevo antihéroe de un sistema de espionaje, cuya candorosa fragilidad pone en entredicho el siniestro poder del imperio.

1 comentario:

  1. Edward Snowden es muy guapo, a parte es inteligente

    ResponderEliminar